FOCO

La Pieza Oscura es una metáfora múltiple basada en el libro homónimo del poeta chileno Enrique Lihn, la que utilizamos para denominar tanto el espacio mental donde surgen las ideas para crear como los lugares físicos donde se terminan materializando.
Ese lugar físico, a su vez, no tiene una dirección postal definida, pues puede ser tanto la habitación de cualquier ciudad del mundo que acondicionamos para trabajar como la muralla de una calle o el banco de una plaza pública.
Aunque inicialmente partimos desde la música y la literatura, concebimos la labor artística de manera holística y transdisciplinar, tanto desde el trabajo individual como la práctica colaborativa, abarcando, siempre con más interrogantes que certezas, las múltiples áreas con las que se cruza este trabajo en su recorrido, desde su concepción productiva hasta la pedagógica y comunitaria.
En ese sentido, nos movemos desde la experimentación pura y dura hasta las formas más convencionales de crear, indagando, en ese proceso movedizo y cambiante, ámbitos creativos como la escritura, la poesía, la música popular, el video arte, la fotografía, el diseño gráfico, el diseño sonoro, pero también ámbitos más técnicos relacionados como la grabación y edición de sonido y audiovisual, la gestión cultural, la pedagogía, la mediación literaria y musical, la organización de giras, la organización de eventos artísticos, entre otras tareas relacionadas.
Operamos de manera móvil, pero con bases de trabajo estáticas principalmente en Colbún, región del Maule, San Miguel, región Metropolitana, y Copiapó, región de Atacama, Chile.
Tenemos como objetivo desarrollar nuestra labor artística desde un enfoque cotidiano, la simpleza y la colaboración.
Pensamos el arte como un trabajo y como una manera de dinamizar a las personas y comunidades desde la creación artística para su desarrollo integral.
Vinculamos esta labor, por ende, con procesos productivos, pedagógicos y comunitarios, puesto que no creemos ser los llamados a cambiar nada bajo concepciones previas y absolutistas.
Nos sentimos, por el contrario, llamados a plantear interrogantes como misioneros del arte, utilizando múltiples modos de llevar preguntas, para que cada ser o comunidad decida sobre su propio futuro basándose, desde el pensamiento crítico, en más y múltiples herramientas.
Desarrollamos nuestra labor desde un espacio metafórico en movimiento con estaciones de trabajo estáticas, porque nos sabemos nómades y sedentarios a la vez. Creemos en ese equilibrio como una manera de estar en constante redescubrimiento del mundo.
Buscamos agudizar la mirada, el oído y demás sentidos desde un enfoque, escucha y pálpito cotidianos, es decir, como un conjunto de acciones análogas a organizar una casa, lavar la ropa o inventar un plato de comida, para quitar el hambre diario de la creación. Por eso hurgamos en los detalles simples de la vida, del entorno cotidiano que nos rodea para transformarlos en obras artísticas, escénicas, musicales, audiovisuales, gráficas y/o escritas.
Colaboramos para crear, porque creemos que una obra no se forja en el vacío, sino desde el diálogo.
Generamos nexos profundos con agentes culturales de todas las latitudes para hacer circular las obras por diversos territorios, para afianzar aún más la idea del diálogo como necesidad constructiva.
Dan Jesús Díaz
Artista en La Pieza Oscura